La tecnología: ¿Fuente de conocimiento o distractor?